SANTURCENOSEVENDE.ORG

 

info@santurcenosevende.org

¡HAZ OIR TU VOZ!
ENVÍA TU OPINIÓN A:
- La Legislatura
- Gobernadora con el Pueblo
- Proyectos Estratégicos e Infraestructura
- Departamento de la Vivienda
- Presidente del Colegio de Abogados
de Puerto Rico

- Programa radial Fuego Cruzado

FORO ZONAI
Expropiaciones en Santurce

FORO UNIVERSIA.PR
Santurce No se vende

FAQ: 17 preguntas comunes

RESOLUCION DE FERNANDO MARTIN: R. del S. 3285

RECUENTO: lo que hemos logrado y como hemos trabajado.

YA EMPEZARON: demolición de edificio en la Del Parque.

ESCUCHA LA VOZ DEL VECINO: seis voces nos cuentan sus historias.

VER CARTA PUBLICA: leída en la rueda de prensa el lunes, 22 de julio de 2003.

VER COMO NOS FUE: el 4 de agosto en el Capitolio.

VER COMO NOS FUE: el 9 de agosto haciendo pancartas.

VER COMO NOS FUE: el 12 de agosto en la manifestación.

VER 2DA CARTA PUBLICA: leída en la rueda de prensa el jueves, 28 de agosto de 2003.

QUÉ HACER SI RECIBE UNA OFERTA

VER MAPA: plan del Departamento de Vivienda para Santurce Centro.

VER: galería de fotos

[COMENTARIO DE JAIME J. ALTIERI, PRESIDENTE, PRORESCATE VIEJO SAN JUAN]
¡Santurce – Una Propuesta Económica y Social de balance multisectorial !

[COMENTARIO DE JAIME J. ALTIERI, PRESIDENTE, PRORESCATE VIEJO SAN JUAN]
Marcharon por Santurce y Marcharon por Puerto Rico

Asociación de Residentes de Miramar

ENDI > PERSPECTIVA
Reencontrando a la cultura de la ciudad
jueves, 4 de septiembre de 2003
Eduardo A. Regis
Arquitecto

CON TANTA discusión reciente sobre revitalización en Santurce, es prudente meditar sobre la cultura de la vida en la ciudad. La cultura urbana celebra su diversidad y la riqueza cultural, social y económica. Se busca repoblar para la creación de ambientes y oportunidades y proliferación de comercios pequeños y medianos de carácter local que satisfagan las necesidades del barrio y la ciudad. La vida habanera, neoyorquina y madrileña gozan de esta interacción como uno de sus principales factores comunes. El uso de la ciudad se torna más rico, activo y humanizado cuando interactuamos constantemente con vecinos y visitantes. La cultura de vida urbana se complementa por el ofrecimiento del espacio público. Ya sea un café con mesitas en la acera, un parque pasivo para jugar o un lugar de encuentro para ver y ser visto. Las bondades del espacio urbano enaltecen la calidad de vida de sus residentes de innumerables maneras. La diversidad de usos urbanos -la escuela, la iglesia, el teatro, el comercio y el lugar de trabajo- complementan las inmensas ventajas de una verdadera vida comunitaria. La interacción de todos estos usos organizada y balanceadamente presentan la mayor ventaja de la cultura de la ciudad: la oportunidad de vivir sin la necesidad imperante del automóvil ni del tapón. Irónicamente, la práctica de "revitalización urbana" de nuestras administraciones de gobierno, son contrarias a las prácticas más comunes de lograr ciudades funcionales. Con tanto solar baldío y edificio abandonado en Santurce, ¿qué necesidad hay de expropiar forzosamente para relocalizar familias para sustituirlas por otras o para ampliar oficinas gubernamentales sin justificación alguna dentro de distritos residenciales? Esta práctica de segregación y gentrificación es contraria a una integración saludable que garantice la calidad de vida urbana. Si en las ciudades exitosas, los ricos cohabitan con los pobres en sus calles y plazas sin distinción de clase, ¿por qué no construyen los nuevos edificios residenciales en una escala más propia con el vecindario, en los solares baldíos de Santurce entre casas y edificaciones existentes y habitados? ¿Por qué insisten en hacer proyectos monumentales que, ya sea por razones políticas, económicas o legales, nunca llegan a construirse? Nadie puede estar en desacuerdo con revitalizar Santurce, pero la manera en que aparenta darse en esta ocasión resulta repudiable. Debemos preguntarnos qué sucede con la imaginación de nuestros planificadores y diseñadores cuando la ausencia de soluciones innovadoras para redesarrollar edificaciones existentes en nuestras ciudades aparentan brillar por su ausencia. ¿No se nos puede ocurrir convertir, digamos, el hospital Minillas en un edificio de comercio y vivienda, mientras evitamos su demolición forzosa? O es que la obsolescencia de los reglamentos vigentes, unidas a las exigencias de la banca y las aseguradoras impide estas estrategias comúnmente utilizadas en todas partes del mundo. Si es así, ¿qué tenemos que cambiar para que estas ideas se tornen realidad? La cultura de vivir en la ciudad requiere de imaginación, fe en el mejoramiento de su calidad de vida, así como en la modernidad y la activa participación de sus moradores para hacer de Santurce y tantas otras partes en la Isla, un lugar atractivo para vivir, trabajar y estudiar. Este repoblamiento mitigaría las presiones de desarrollo suburbano que tanto han impactado a nuestros ríos y campos. ¿Podrá algún día un gobierno comprender esto?


Nos publican en la página de Centro de Medios Independientes de Puerto Rico del Indymedia Network.